" Pasajes Walter Benjamín "
de ANTONI MARÍ  

      

 

La Vanguardia, Culturas, 13/07/2005

Con los pasajes nació la ciudad moderna, el nuevo espacio urbano que disolvía las fronteras entre lo público y lo privado, como una calle cubierta o una casa abierta. Y ahí buscó Benjamin los orígenes de la modernidad, en una tarea a la que dedicó más de una década y que desembocó en el gran 'Libro de los pasajes', ahora en edición castellana.

La idea de escribir el Libro de los pasajes surgió de la lectura de Le paysan de Paris de Louis Aragon; en esta obra se describen los diversos itinerarios que un parisino anónimo recorre mientras reconstruye en su memoria los diversos parises que, como capas geológicas, se superponen, mostrando de vez en cuando vestigios de tiempos pasados y de memorias perdidas. A pesar de que fue Aragón quién desencadenó la voluntad de construir los Pasajes, fue Franz Hessel, el amigo de la infancia, quien le introdujo en los misterios de París y le mostró el palimpsesto que seguía siendo la capital de Francia. Franz Hessel había llegado a París en 1906 para quedarse unas pocas semanas; la fascinación que ejerció la ciudad, su historia y sus habitantes, le tuvo secuestrado hasta 1913 y, después del lapso de la Gran Guerra, siguió frecuentando la ciudad y los círculos artísticos y literarios que desde su llegada le introdujo Henri-Pierre Roché. Roché, que en su vejez escribió Jules et Jim, tomó a Franz Hessel como modelo del personaje de Jules -el amigo alemán- que François Truffaut llevó al cine con el mismo título de la novela.

A su llegada a París, Benjamin encontró una ciudad que sólo conocía por la literatura, sin embargo, por la amistad de Hessel con Roché, que pertenecía a la élite intelectual y conocía desde Picasso hasta Marcel Duchamp y desde Gertrud Stein a la condesa de Noailles, cristalizó en Benjamin la idea de que en la ciudad de París se conservaba el origen de la modernidad. Hessel, que conocía el laberinto de la ciudad, le condujo a los lugares más secretos, a los espacios más selectos, a los palacios de la gran mercadería, a las calles donde transcurre la literatura urbana de la modernidad. Hessel fue, para Benjamin, el iniciador perfecto, el arquetipo del flâneur, puesto que mientras Hessel deambulaba sin seguir itinerario alguno llevado por su curiosidad desinteresada, Benjamin escudriñaba cada rincón, escaparate o bulevar como un arqueólogo desmenuza y analiza cualquier vestigio que le pueda dar noticia de lo que busca. Y lo que busca son los objetos que puedan restituir la cultura de la ciudad industrial del siglo XIX con sus fetiches mercantiles que ofrecen la promesa de la felicidad.

La amistad entre Benjamin y Hessel (que murió en Lager en Francia en 1941) se fundamentaba en el gusto y la dedicación a la literatura francesa y en la fascinación por París. Desde el siglo XVIII los intelectuales alemanes consideraron la capital de Francia como el centro del mundo, de la intelectualidad y la modernidad y este afecto siguió incólume hasta la llegada de la Wehrmacht a París en 1943. Mucho antes de este infausto acontecimiento Benjamin y Hessel tradujeron los tres primeros volúmenes de la Recherche de Proust, que se publicó en la editorial Rowolth donde, a la sazón, Hessel era director editorial. Fue la obra de Proust la que despertó en Benjamin el interés por la memoria involuntaria expuesta en Infancia berlinesa, la obsesión por la civilización de París, por Baudelaire y por el proyecto del Libro de los pasajes. En el deambular por las calles, en los fajos polvorientos de la Biblioteca Nacional y, sobre todo, en la Recherche de Proust, Benjamin encontró la idea, reiterada a lo largo de los Pasajes, de que el pasado puede hacerse presente si el azar pone a nuestro alcance el objeto material donde quedó prisionero, puesto que el encuentro con el objeto libera el pasado que quedó atrapado en él.

Walter Benjamin, en su búsqueda, encontró y descubrió minúsculos fragmentos, momentos y documentos elocuentes, objetos y situaciones que le permitieron reconstruir cómo se construyó la modernidad; Karl Marx lo había intentado con la Contribución a la crítica de la economía política, un análisis teórico de la moderna sociedad burguesa; pero tal abstracción no le permitía a Benjamin visualizar el estallido de la modernidad: en el lugar de los conceptos debían aparecer las imágenes: "No se trata de exponer la génesis económica de la cultura, sino la expresión de la economía en su cultura. Se trata, en otras palabras, de intentar captar un proceso económico como visible fenómeno originario de donde proceden todas las manifestaciones de la vida. "En París aún se conservaban indicios que tal vez descritos, analizados y reorganizados podrían dar a ver el origen de la modernidad; documentos históricos de la colectividad que los nuevos acontecimientos políticos y sociales podrían destruir o hacer desaparecer para siempre. Y estaba en lo cierto, puesto que apenas un par de años después todos esos vestigios serían destruidos por el ángel de la historia y el demonio de la guerra. Era la última ocasión para liberar el pasado encerrado en fotografías, bibelots, anuncios publicitarios, proyectos urbanísticos, muebles, poemas, novelas, folletines, carteles y fachadas. Y miles de citas del más extravagante origen. Esa era su forma de trabajar en los Pasajes : "Método de trabajo: montaje literario. No tengo nada que decir. Sólo que mostrar. No hurtaré nada valioso, ni me apropiaré de ninguna formulación profunda. Pero los harapos, los deshechos, esos no los quiero inventariar, sino dejarles alcanzar su derecho de la única manera posible: empleándolos."

La idea del Libro de los pasajes, que fue transformándose con los años, nunca se llegó a realizar. Quedaron los vestigios que su autor fue recogiendo siguiendo el rastro de sus epifanías. Estos vestigios son los desperdicios de la sociedad burguesa, y Benjamin cita a Rémy de Gourmont: "Crear la historia con los detritus mismos de la historia", con los desechos confundidos entre la parafernalia y el oropel de la sociedad industrial avanzada que lo ha cubierto todo bajo la uniformidad, el olvido y la indiferencia. Walter Benjamin los recogió de entre la basura de la civilización, tal y como hace el poeta moderno para ilustrar los temas de su poesía, y los ordenó para que cada uno de nosotros pudiera reconstruir su origen como ciudadano y su identidad de sujeto ambulante.

 

Walter Benjamin Libro de los pasajes

AKAL 2005 1.102 PÁGINAS 93,60 EUROS

 



.
 

SOCIOS DDOOSS

ENTREVISTAS

CUENTOS

OTROS IDIOMAS

OTROS ARTÍCULOS

 

 .