"El ojo vivo "
de Jean Starobinski

 

Título: El ojo vivo
Autor: Jean Starobinski
Traducción: Julián Mateo Ballorca
Fecha de impresión: Noviembre de 2002
Número de páginas: 212
Precio: 11,5 euros.
ISBN: 84-931403-5-X

Jean Starobinski es uno de los intelectuales más innovadores y más agudos del siglo XX. Nacido en Ginebra en 1920, sigue siendo un conferenciante y gran escritor vivísimo, del que se han traducido al castellano, "La transparencia y el obstáculo", "La relación crítica", "La posesión demoníaca", "El remedio en el mal", o su reciente "Acción y reacción".
La editorial Cuatro, que había publicado en 1999 una recopilación expresamente preparada por su autor, "Razones del cuerpo", acaba de publicar un ensayo extraordinario, El ojo vivo. El título de El ojo vivo remite a una palabras de Rousseau: «La sociedad me resulta agradable para contemplarla, no para formar parte de ella. Si yo pudiera cambiar la naturaleza de mi ser y convertirme en un ojo vivo, de buena gana lo haría». Y es que el autor aborda de varias maneras en su libro el disimulo, el comportamiento enmascarado, el moralismo de los enemigos de las máscaras.
Pues Starobinski es uno de los más importantes redescubridores de la melancolía, que es un modo de desenmascarar al mundo.
En este libro, que toma como pretexto a escritores franceses capitales, se combinan bellamente la literatura más rica y la reflexión más clara. La nebulosidad de los hechos propios o ajenos, los peligros de la reflexión, el desafío de los pseudónimos son algunos de los temas de un texto que oscila incansablemente entre una perspectiva general y otra más íntima, y que nos sorprende siempre porque él mismo, como gran lector, ha sabido sorprenderse antes.
Al recoger en Hamburgo el premio Goethe 1994 se reconocía así este autor tan vinculado a Francia: «nos hemos construido una identidad, a veces un poco desconcertante para nuestros vecinos franceses, a partir de una situación geográfica y religiosa que favorecía los contactos con diversas culturas: con la de la antigüedad hebraica y pagana, con las de Italia, que nos quedaban tan próximas, con la lengua y el pensamiento germánicos, pero también con Inglaterra y Escocia, además de con Europa central. A lo que nos une, en muchos de nosotros, una impaciencia que nos hace rechazar cualquier confinamiento confortable».
Jean Starobinski nació en Ginebra en 1922. Es uno de los más grandes intelectuales de nuestro siglo. Desde 1958 hasta 1985, fue catedrático de historias de las ideas en la Universidad de Ginebra, a la vez que explicaba literatura francesa e historia de la medicina. En su obra de gran ensayista ha abordado sobre todo la literatura y la historia de las ideas, aunque también historia de la medicina (especialmente la historia del pensamiento psicológico) destacando su modo pionero de tratar el problema de la máscara y de la melancolía. Su obra, inmensa está dotada de la mejor tensión literaria. Jean Starobinski es miembro del Institut, de la Accademia de¡ Lince¡, de la Deutsche Akademie für Sprache und Dichtung, de la British Academy y de la American Academy of Arts and Sciencies. Ha recibido el Premio europeo del ensayo, Veillon (1984), el Premio Balzan (Roma, 1984), el Premio Mónaco (1988), el Premio Goethe (1994) y el Premio Jaspers.