" Cinco poetas de Kenia "

      

 

Versiones de Miguel Maldonado/ Duncan Oyaro Nyanamba
La Jornada Semanal, Domingo 27 de septiembre de 2009

El conjunto de poemas fue escrito bajo un encargo particular: la revista Kwani? convocó a escritores de distintos géneros a participar en un número monográfico sobre la violencia poselectoral, desencadenada a principios de 2008, que ha provocado la muerte de miles de kenianos. Las dos tribus de mayor población en Kenia, Lúos y Kikuyus, se enfrentaron sanguinariamente tras la cerrada contienda electoral. Quiero agradecer a Duncan Oyaro Nyanamba, pues sin su apoyo no hubiese sido posible comprender las referencias coloquiales y la emoción poética de algunos versos; mucho menos plasmarlas, lo mejor posible, en español.
Miguel Maldonado

 

 

Kenia, en retrospectiva
Keguro Macharia

1.
En retrospectiva
Habría sido:

2.
El censo se ha hecho en las localidades de Kenia
ya tenemos
el conteo de los cuerpos

Ayer el profesor expuso
la diferencia entre los muertos y los vivos

Hoy la lección se ha puesto en práctica

Las prácticas profesionales
son nuestro fuerte en el sistema educativo

Al final del año
contaremos
nuestros logros

3.
Mientras yacía tranquilo en su selvático refugio
se regodeaba en su sosiego
ahora perpetrado por este genocidio

4.
El panga-jabón limpia limpio [1]
El panga-poder limpia la limpieza

El panga-jabón limpia las manchas
El panga-poder acaba con las manchas

El panga-jabón limpia lo sucio
El panga-poder elimina la suciedad

Panga
para toda ocasión

5.
La savia de los cuerpos en la morgue;
Flores sobre el suelo regado en sangre

6.
A fuerza de hacer historia
nos hemos vuelto
un hecho histórico

Nuestras caras sin rostro
solían contar historias de siesta
imperturbables
por la historia.

7.
desaparecido

[1] Panga: marca de jabón popular en Kenia; a la vez, significa machete [Nota del traductor].

Keguro Macharia es doctor en Letras Inglesas. Además de poesía, escribe prosa de no ficción.  

 

 

Elogio al poema o el poema elogioso
Stephen Derwent Partington

Encomiamos al hombre que,
aunque tenía el fósforo en sus manos,
vislumbró el horror en la pequeña gota,
vio en el marrón y su globosa suavidad
un pequeño cráneo hecho carbón
y de nuevo lo guardó en su caja.

Celebramos también al joven que,
aunque alzó su panga [2] con el puño apretado,
lo sintió de pronto ajeno entre sus manos
al no tener ni matorral ni leña que ser talados,
y lo soltó al suelo.

Una ovación para el hombre que
al ver corriendo una mujer,
con su vestido desgarrado,
deseándola también,
vio a su madre en juventud,
contuvo a sus colegas y se alejó.

Rendimos homenaje al hombre que,
pese a tener de piedra el corazón
y al tomar una piedra que aventar,
sintió sobre su palma la dureza
intuyó lo frágil de los cuerpos,
y dejó caerla.

Encomiamos al hombre que,
aunque revisó
la credencial de un pasajero,
no atendió el nombre sino el rostro [3]
y la extendió de nuevo
como se tiende la mano a un amigo.

Y para el resto de nosotros,
una bendición:
porque nunca tengamos que ser ese hombre,
pero si tenemos que ser, hay que
SER!

[2] Palabra Suajili: machete.
[3] El nombre de pila y el de familia revelan la pertenencia a una determinada tribu [Nota del traductor].

Stephen Derwent Partington vive en Ukambani, donde enseña y escribe poesía.

 

Una vez que subas al exuberante árbol Mutuya
Mutu wa Gethoi

I
[Fragmento]

Una vez arriba del exuberante árbol mutuya [4]
Tira los cables, mueve la escalera
Que nadie más alcance el fruto.

Una vez arriba del suculento árbol mutuya
Acaba con la fruta, pero mantén el árbol
Ten la bolsas repletas por si acaso.

Una vez en el extraño árbol mutuya
Deja que sólo algunos protegidos
Tiren de la cuerda
O lanza fruta a los que gustes.

Una vez en las delicias del castillo
Levanta el puente y anega el foso
Construye armaduras por si acaso.

Una vez en Parlamento, en mheshimiwa [5]
Ya estás en yote yawezekana [6]
Quintuplica tu salario,
Sin contar la limosina.

Una vez en los pasillos del poder
No te ocupes del mundo exterior
Amasa el poder y la fortuna
Para las siguientes elecciones.

Una vez que estés
Firme en la silla del poder
No importa quién te ha subido ni por qué
Olvida lo pasado
a borracheras y atracones.

Una vez que perdures
Olvida las promesas a la gente
Lo importante es que sigas en la cima.

Una vez que haya sucedido,
Ten amnesia selectiva
Es vital para subsistir
Y esencial en la política de X-clusión.

Una vez que tu camarilla
Entre a la casa augusta [7]
Acomoda la ley
a la medida de tus gustos
asegurando "no ser removido".

Al fin y al acabo,
Es lo que los políticos astutos
Hacen para mantenerse por encima.
Esa es la clave de la política de X-clusión,
Una vez que se sube al jugoso mutuya.

[4] Árbol robusto, común en la costa de Kenia [Nota del traductor].
[5] Vocablo suajili: excelentísimo [N. T.].
[6] Frase suajili: todo es posible [N. T.].
[7] August house : se refiere al Parlamento [Nota del traductor].

Mutu wa Gethoi, poeta y académico; historiador de la vida cultural de Kenia.

 

Kenia -Una carta de amor-
Mukoma Wa Ngugi

Mirando hacia afuera, la nieve cayendo y yo pensando
qué felices fuimos cuando promesas y sueños
llegaban fácilmente, y cómo nosotros, amantes cubiertos

por la noche cálida de Eldoret [8], ciframos una profecía
ante una estrella fugaz dijimos: 'cuando sea el momento
nuestro primer hijo se llamará Kenia' y cómo

nos reíamos: 'sí, nuestro hijo sería un país
y un hombre'
estrechamos nuestras manos, ásperas y templadas
por romper las semillas del ricino. ¿En qué momento, querida,

nuestras manos se envolvieron de cadenas
anclas de explotación
en las minas de diamante y yacimientos de petróleo? ¿Nuestras manos
gastadas por el amor y por el juego, cuándo

éstas aprendieron a empuñar machete
o usar el arma para volar sombreros?
Y esta tierra
que sorbe nuestra sangre como un niño hambriento
esta tierra
que hemos dejado en cenizas -cuando
terminemos de devorarla, cuánto de ella le quedará a Kenia?
amor, nuestro bebe nace, se está muriendo. Mañana
estará muerto.

[8] Pueblo en el Oeste de Kenia [Nota del traductor].

 

Ya que vivían juntos
Mukoma Wa Ngugi

The dead looked like pictures of the dead
Philip Gourevitch

¿Bajo qué causa
ha cobrado sentido para ti
el brusco final
de un machete?
partir a tu esposa,
llegar a su vientre
y perforar a tus hijos aún nonatos.
Acaso hay algo de especial
en un hombre balanceando un hacha,
una, dos, tres veces -una pausa para limpiar
el sudor- y enseguida, una y otra vez hasta alcanzar el cráneo
convertir la sangre en barro. En Rwanda, vi Das
Kapital
anegada en la inundaciones de sangre y Freud
pidiendo tregua mientras millones de personas
morían a manos de padres y hermanos

Mukoma Wa Ngugi es columnista de la BBC, en la publicación Revista Enfocada a África; coeditor de Pambazuka News y autor del poemario Hurling Words at Consciousness.  

 

 

Me robaron mi radio de bolsillo
Michael Kwambo

Me robaron mi radio de bolsillo
no puedo escuchar las noticias
no sé nada sobre el clima
ni de las listas de popularidad

me robaron mi radio de bolsillo
ahora no sé quién es presidente
quién quiere serlo
ni por qué está interesado

Hoy fui al banco
con la esperanza de retirar algún dinero
pero encontré un gran candado
estaba cerrado. y no sabía...

no lo hubiese sabido
cuando lo dijeron las noticias
porque me han robado
mi radio de bolsillo

Viajé a la ciudad
y un policía antidisturbios
me ha recibido a los golpes
al parecer, había un gran desorden

de nuevo... ¿cómo se supone que supiera
Si no tengo celular
¡y me han robado mi radio de bolsillo!

Michael Kwambo realizó estudios en Comercio. Escribe un blog en internet, además de ser cantante.

 



 



.
 

DOCUMENTOS

SOCIOS DDOOSS

OTROS ARTÍCULOS

ENTREVISTAS

CUENTOS

OTROS IDIOMAS

POESÍA

 

 

 .