esta es la página principal
 
.
 
I concurso de microrrelatos DDOOSS


ACTA DEL JURADO DEL Iº CONCURSO DE MICRORRELATOS DDOOSS

Reunido en la ciudad de Valladolid, el día 5 de Noviembre de 2005, a las 11 de la mañana, el Jurado del 1º Concurso de MICRORRELATOS DDOOSS formado por:

- Manuel Cambronero.
Librero

- Alejandro Cuevas
Escritor

- Ernesto Escapa
Director de la editorial AMBITO Ediciones

- Rosario Ibáñez
Profesora de Literatura

- Germán Vega García Luengos
Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Valladolid

Actuando como Secretario del Jurado, Juan González-Posada M., presidente de DDOOSS:

resuelve otorgar el Primer Premio al microrrelato 490, "SECUESTRO" enviado por Paz Monserrat Revillo de Barcelona; un Primer accésit al microrrelato 418 "MIEDO" de Miguel Ángel Zapata Carreño de Granada; un Segundo accésit al microrrelato 448 "SOPA DE AGUA" remitido por Hugo Formo Naranjo, de Santiago de Chile. El Jurado quiere reconocer públicamente los MICRORRELATOS enviados por los alumnos de quinto curso del Colegio Pestalozzi, de Buenos Aires, Argentina y la magnífica iniciativa de su profesora. (del 189 a 197)

Y siendo las trece horas, se cierra esta acta y se firma en Valladolid a cinco de noviembre de dos mil cinco.

Primer premio :

490
Paz Monserrat Revillo

SECUESTRO
Diez años después de su muerte, el rabino Samuel Krakelnik decidió darse un paseo por algunas de las ciudades a las que había deseado viajar en vida.
Eligió las diez primeras de una lista que confeccionó cuando, en sus últimos años, ya inválido de cuerpo pero con la mente alerta, se dedicaba a escribir listas de objetos y de deseos.
Las primeras nueve ciudades las disfrutó como si aun poseyera todos sus sentidos.
La décima ciudad era Venecia.
El olor a humedad y a salitre, la bruma que el Adriático exudaba en las madrugadas, y el óxido verde que cubría los embarcaderos, le disuadieron de prolongar su estancia allí por mucho tiempo. Ya se sabe que el agua, en todas sus manifestaciones, es un elemento muy corrosivo para la materia coagulada de la que están hechos los espíritus.
Cuando, tras dos días de visita, el rabino Krakelnik se disponía a regresar al cementerio del ghetto de Praga, decidió darse un último vuelo a la misma altura que las gaviotas para retener la visión del laberinto más complejo que había contemplado en su larga vida de estudioso de la cábala.
Eran las doce del mediodía de un domingo cuando Samuel Krakelnik se elevó sobre el Gran Canal. Las campanas de Venecia empezaron a repicar todas a la vez, componiendo una figura geométrica de sonidos equidistantes.
El dibujo obsesivo formado por los ecos de esa música enredó los hilos del cuerpo indeciso y húmedo del rabino, que se quedó oscilando entre las cúpulas de campanarios cristianos mientras la pequeña sinagoga de Venecia contemplaba impotente semejante secuestro.

Primer accésit

418
Miguel Ángel Zapata Carreño

MIEDO
Poco temía yo a la ceremonia, al boato y la pompa sacra, a mi ineludible compromiso ante el altar con Martita, poco. Ningún atisbo de duda, nada que objetar al magret de pato, la impagable lista de bodas o los diez días de desenfreno en Tijuana. Hombre de principios y finales yo, hombre enamorado.
Pero aquí estoy, temblando cual nene perdido, la mirada de mi mujer clavándose en mí con un indisimulado asco, con una aversión que debo considerar comprensible.
Pero aquí sigo, contemplando este mi retrato de boda, reflejo de mis temores, inmortalizado para siempre el momento feliz de recibir la tormenta de arroz sobre pelo y chaqué y.
Pero en la plantación ya es enero, las lluvias dejadas por el monzón han traído una excelente cosecha y la familia camboyana sigue afanándose ahí dentro en las labores de recolección, sacando a veces aquí fuera sus tenaces cabezas de gorros cónicos, asomando al abismo bajo mi pabellón auditivo sus oblicuas miradas para desaparecer de nuevo allende mi tímpano cavernoso y volver sin demora a las tareas propias de este arrozal profundo que siento ya como algo mío, un humildísimo modo de vida colonizando mis entrañas, colmando mis horas y mis orejas y mi cabeza todísima con ese infernal sonido de azada y chapoteo, cánticos jemeres e insistente chirimiri.
Porque donde un solo grano de arroz pueda alojarse (un terruño bien regado, un macetero bajo la lluvia, el húmedo interior de un tímpano desprevenido) y crecer hasta lo inaudito, allí y sólo allí reside el verdadero miedo, la tortura definitiva, el fracaso irreversible de cualquier matrimonio.

Segundo accésit

448
Hugo Forno Naranjo
Chile.: Santiago

SOPA DE AGUA
El idiota tiene hambre. Corre hacia la cocina. Tropieza contra la pared. Un golpe. Dos golpes. Tres golpes. Todos secos. Todos golpes de idiota. La casa está vacía. Sus padres están en misa. El idiota tiene prohibida la entrada a la Iglesia. Culpa de un domingo. De un domingo de ramos. Bajarse los pantalones entre los salmos no fue apropiado. Mear a la virgen, menos. Los feligreses gritaron de espanto. Su madre de pena. El padre de vergüenza. El cura le dijo idiota. El idiota lo llamó mamón. Cura mamón. A esta hora, la cocina quieta. Una taza de té sobre la mesita y la olla que hierve a fuego lento. Mientras, la misa sigue. Fieles contra infieles. Perdones contra pecados. Justos contra injustos. A la madre le llora el corazón. Al padre el bolsillo. Al cura la culpa. Ahora el idiota quiere comerse la sopa. Ahora la madre se acuerda de la olla. Sopa. Sopa. Sopa. Comerse la sopa. Sin cuchara.
Sin la fría cuchara de todos los días. Y como no hay tiempo que perder. Y como el hambre lo perturba. Manos a la obra. Y levanta la tapa de la olla. Y mira hacia a un lado. Y mira hacia el otro. Y el vapor le moja la cara. Y el estómago se retuerce. Y la boca exige lo suyo. Y el idiota esboza una sonrisa. Su ingenua sonrisa idiota. Y cierra los ojos. Y los puños. Y el alma. Y splash. Sumerge su rostro en la olla. Su rostro idiota envuelto en un grito de idiota. Silencio. Silencio en la iglesia. Por mi culpa. Por mi culpa. Por mi gran puta culpa.

 

sobre la edición 2005

A lo largo de los tres últimos meses (verano), DDOOSS ha recibido más de medio millar de microrrelatos escritos por creadores de todos los continentes. El volumen ha sido tal, que el Jurado necesitó el mes de octubre para decidir cuál o cuáles son los microrrelatos ganadores de este 1º Concurso de MICRORRELATOS organizado por DDOOSS .

Hemos dividido todos los microrrelatos recibidos en varios documentos por orden cronológico de recepción -en su gran mayoría- para poderlo hacer más manejable. A la derecha podrá encontrar los enlaces para acceder a los microrrelatos. Algunos han sido suprimidos por no ajustarse a las bases no sin antes comunicárselo al interesado/a.  

La extraordinaria acogida que ha tenido el Concurso nos anima a preparar una próxima convocatoria. Estamos abiertos a cuantas propuestas se reciban y os invitamos a viajar por nuestra página web.

 

 

 

 

 
dieter roth
 
 

MICRORRELATOS

 
 
 

0 .- del 1 al 49

 
 

0ª.- del 50 al 99

 
 

1 .- del 100 al 149

 
 

1ª.- del 150 al 199

 
 

2 .- del 200 al 249

 
 

2ª.- del 250 al 299

 
 

3 .- del 300 al 349

 
 

3ª.- del 350 al 399

 
 

4 .- del 400 al 449

 
 

4ª.- del 450 al 499

 
 

5 .- del 500 al 549

 
 

5ª.- del 550 al 599

 
 

6 .- del 600 al 649

 
 

6ª.- a partir del 650

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MICRORRELATOS

 
 
 

0 .- del 1 al 49

 
 

0ª.- del 50 al 99

 
 

1 .- del 100 al 149

 
 

1ª.- del 150 al 199

 
 

2 .- del 200 al 249

 
 

2ª.- del 250 al 299

 
 

3 .- del 300 al 349

 
 

3ª.- del 350 al 399

 
 

4 .- del 400 al 449

 
 

4ª.- del 450 al 499

 
 

5 .- del 500 al 549

 
 

5ª.- del 550 al 599

 
 

6 .- del 600 al 649

 
 

6ª.- a partir del 650